La Vizcaína, casa de comidas con historia

Todo comienza en 1941 en un pequeño pueblo español llamado Las Caldas, al lado de un balneario famoso por los atributos medicinales de sus aguas, en la bonita región de Asturias y rodeada por mares y montañas. 

Esta Región es conocida por su tradición culinaria, sus verdes valles y sus espectaculares paisajes, los Premios Príncipe de Asturias, y es dónde el director de cine Woody Allen dijo que era Un lugar de cuento de hadas y que inmortalizó en la película “Vicky, Cristina, Barcelona”.

En esa época Antón, nuestro tataratío, abrió un pequeño colmado en el que vendía, como era habitual, todo tipo de productos: Alimentos, bebidas, piensos para los animales, herramientas, botas de agua…

Además este lugar servía como punto de encuentro para los tertulianos de la zona, o incluso como punto de información para dejar anuncios de trabajo, compra y venta de animales, y todo lo que nos podamos imaginar. El lugar se llamaba La Vizcaína.

Se vivían momentos difíciles de posguerra, 1941 en España no eran buenos tiempos. Nuestro tataratío Antón con la ayuda de la familia, con mucho esfuerzo y trabajo, logró levantar un negocio próspero y aquel pequeño colmado se fue transformando en una Casa de Comidas, una tienda, un pequeño hotel y un dispensario de tabacos. 

A día de hoy, con más de 75 años de historia, La Vizcaína es una Casa de Comidas recientemente remodelada, en la que se pueden degustar los platos tradicionales de nuestra tierra, en un entorno diseñado para disfrutar con los cinco sentidos. Dispone de una pequeña Tienda de Vinos y productos de alimentación gourmet elaborados por nosotros.